03 de Noviembre del 2015

El Perú: anfitrión de evento internacional sobre el derecho a la alimentación

Lugar: 
GlobalPerúNacional
Autor: 
Fernando Eguren

A los pocos días de la culminación de la reunión de gobernadores del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial —que permitió que el presidente Ollanta Humala exhibiese una solvencia a la que no estamos acostumbrados en sus apariciones públicas—, se realizará en Lima otro importante evento internacional que congregará a países de la región latinoamericana y caribeña, que tratará un tema de suma relevancia: el derecho a la alimentación.

Parlamentarios de una veintena de países de la región se reunirán en nuestra capital para evaluar los avances realizados en este campo, intercambiar información y experiencias —también participarán representantes de países asiáticos y africanos— y decidir cómo avanzar, por medio de la legislación, en la consolidación de este derecho.

En varios países de la región hay una legislación sobre seguridad alimentaria y derecho a la alimentación más avanzada que la peruana. Pero, al igual que en nuestro país, suele existir una brecha entre lo que dicen las leyes y su implementación. En el Perú, el actual gobierno ha dado importantes normas sobre el tema; por ejemplo: la Ley 30021, de Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes, y la Estrategia Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional 2015-2021.

Sin embargo, como LRA lo ha reiterado con insistencia, la primera aún no se aplica por falta de reglamento (demorado por la oposición de la industria alimentaria y la falta de coraje de los funcionarios responsables de hacerlo) y la Estrategia no está respaldada por una real voluntad política.

Alrededor del tema alimentario hay dos conceptos distintos que dan sustento a políticas diferentes: seguridad alimentaria y soberanía alimentaria1. Este último parte de una perspectiva desde la economía política: toma en consideración a los actores que intervienen en el sistema alimentario global, en particular las transnacionales de la alimentación, de las semillas y de los insumos para la agricultura.

Estos actores, que controlan gran parte del sistema alimentario, serían los que realmente obstaculizan la posibilidad de que toda la población del mundo, independientemente de sus niveles de ingreso, pueda acceder a alimentos saludables. Por lo demás, los acuerdos comerciales bilaterales y multilaterales impedirían que los Estados sean realmente soberanos en la definición de políticas en una materia tan importante como la alimentación. Ahora bien, lograr la soberanía alimentaria es un objetivo esquivo, como lo muestran aquellos países que la han incorporado en la legislación, pero que no encuentran las condiciones políticas, sociales ni económicas para implementarla.

El Foro nos mostrará si los congresistas latinoamericanos están dispuestos a ir más allá de discursos epidérmicos y buenos deseos, decididos a asumir que el tema alimentario es también un tema muy político.

1 Ver las diferencias entre «seguridad» y «soberanía» alimentaria en LRA 94, de abril de 2008. <http://bit.ly/1GyHlUg>

Componente: 
Institucionalidad