09 de Octubre del 2014

El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación: Sistemas alimentarios para una mejor nutrición

Lugar: 
Global

Hoy mueren 16 niños por cada mil nacidos en las zonas urbanas de nuestro país frente a 17 niños por cada mil nacidos en las zonas rurales. El sobrepeso y la obesidad van en aumento en las áreas urbanas mientras en las áreas rurales la presencia de la desnutrición es dramática. Este es uno de los costos sociales de la malnutrición por lo que el documento-resumen del “ESTADO MUNDIAL DE LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN 2013” de la FAO, resalta la importancia de atender la malnutrición, relacionándola con el sistema alimentario y sus componentes.

 

El costo social y económico es alto en nuestro país, sobre todo en salud, en educación y en productividad. El costo en salud se asocia a los costos derivados de la mayor atención a patologías asociadas a la desnutrición. El costo en educación se asocia al costo adicional de operación del sistema producto de la mayor tasa de repitencia de quienes han sufrido desnutrición y el costo en productividad se asocia al valor económico generado por los efectos anteriores, como la menor escolaridad y la pérdida de productividad debida a las muertes generadas por la desnutrición crónica.

 

Por lo tanto lo que presenta este documento y los hechos, es la complejidad del problema de la malnutrición no solo  por su multicausalidad, sino porque su manifestación es distinta según las áreas geográficas. Así, una mejor nutrición dependerá de la multisectorialidad de las intervenciones y el compromiso de cada elemento de los sistemas alimentarios.

 

Todos los elementos del sistema alimentario influyen en la disponibilidad y accesibilidad de alimentos variados y nutritivos y por lo tanto en las elecciones de los consumidores; pero también estos consumidores al elegir sus alimentos determinan lo que el sistema alimentario produce.  En este sentido intervenir en la producción y el comercio de alimentos saludables y nutritivos, regular el comercio y consumo de alimentos altamente procesados debido a la transición de la nutrición originada por la modernidad; son algunas de las recomendaciones que presenta el resumen de la FAO.

 

De igual manera,  enfatizar en la educación para la nutrición de los consumidores para que elijan dietas saludables, puede contribuir no solo a erradicar la malnutrición, sino reducir el desperdicio de alimentos y contribuir a la utilización sostenible de los recursos, factores clave para una agricultura sostenible, que garantice nuestra seguridad alimentaria.

 

Resumen

 

El documento : “El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2013: Sistemas alimentarios para una mejor nutrición”, de la FAO. El documento presenta un diagnóstico de la malnutrición y su relación con el sistema alimentario, así como las recomendaciones que contribuyan a la erradicación de este problema. 

 

Advierte  que la malnutrición impone altos costos sociales, como los años de vida perdidos a causa de la malnutrición infantil y materna y del sobrepeso y la obesidad; y costos económicos como la pérdida de productividad y los gastos directos de atención sanitaria. Para la FAO, las causas de la malnutrición son complejas y multidimensionales, por lo que señala la necesidad de un enfoque multisectorial, que incluya intervenciones complementarias en los sistemas alimentarios, la sanidad pública y la educación.

 

Dichas intervenciones, favorecidas por todos los elementos que conforman los sistemas alimentarios en conjunto, pueden conducir al mejoramiento de las dietas y a una mejor nutrición. Por ejemplo: la investigación agrícola para el aumento de la productividad, inclusión de enfoques de género,  énfasis en la educación sobre nutrición, mejoramiento de las cadenas de suministro teniendo en cuenta sus ventajas y desventajas. Sin embargo, enfatiza que son los consumidores los que determinan lo que comen y por lo tanto, lo que el sistema alimentario produce.

 

Componente: 
Institucionalidad
Institución: 
FAO
Tipo de Documento: 
Manuales/Folletos