23 de Noviembre del 2015

«En el tema nutricional y alimentario, los Estados tienen que garantizar a sus habitantes las condiciones básicas de desarrollo»

Hace unos días, en la ciudad de Lima, se realizó el VI Foro anual del Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe, donde los congresistas de diversos países asumieron varios compromisos sobre la importancia de garantizar la ‪‎Seguridad Alimentaria‬ y el ‪‎Derecho a la alimentación. ‬‬ Presentamos una entrevista a Gina Godoy Andrade, legisladora de la Asamblea Nacional del Ecuador y presidenta del grupo de mujeres del Parlaméricas. Ella estuvo en el Perú participando en el importante foro.‬‬
Lugar: 
America LatinaEcuadorPerúNacional
Autor: 
Ricardo Marapi

1.    ¿Cuál es la situación en su país sobre el tema de la desnutrición? Se informa que en varios países se está reduciendo la desnutrición. ¿Eso también sucede en su país?

No. Ecuador tiene una tasa de desnutrición que aún no hemos logrado superar pese a los esfuerzos que hemos hecho de garantizar la alimentación escolar e infantil. Por ejemplo, esfuerzos de implementar centros de cuidado en niños y niñas de 0 a 5 años y luego en la etapa primaria, que es de 5 hasta los 12 años. En esos dos niveles hay recursos públicos que garantizan una alimentación básica nutricional para que cubran los nutrientes diarios y así tener certeza en el desarrollo del nivel neuronal, etc.

2.    ¿Entonces el gobierno destina un presupuesto adecuado para ese tema?

Para eso sí. En nuestra Constitución tenemos un deber en relación al tema de educación y salud. Desde el proceso constituyente del año 2008 estamos incrementando el presupuesto para estos dos temas. Queremos llegar al 6% del PIB. Tenemos un candado u obligación: año a año el presupuesto nacional no puede disminuir. Es decir, si el año pasado le puse 100, este año yo no puedo ponerle 99 tengo que ponerle por arriba de 100. Ese es un compromiso constitucional tomando en consideración que los temas de salud y educación son derechos fundamentales que deben ser garantizados por el Estado ecuatoriano.

3.    ¿Qué se necesita para incrementar la lucha contra la desnutrición y que no estén estancadas las cifras?

Primero, una planificación de largo plazo. Recordemos que a Estados Unidos le costó 30 años erradicar la desnutrición. Ojalá en nuestros pueblos y nuestra región no nos cueste ese tiempo. Sin duda, eso evidencia que no se trata solo de recursos sino de claridad en las competencias, en las responsabilidades, en los mecanismos que se van a utilizar, y en las políticas públicas que se van a implementar para poder arribar a un objetivo claro: erradicar la desnutrición.

4.    Por ejemplo, durante el Foro se habló de la necesidad de que los presupuestos destinados a la alimentación no se reduzcan. Para ello, se conmina a los parlamentarios de lucha contra el hambre, que impidan la reducción de este presupuesto en sus propios congresos ¿Cómo se puede lograr esto si los parlamentarios muchas veces dependen de las directrices de sus partidos?

Por  eso nosotros lo pusimos en el proceso constituyente. Ese es un compromiso de carácter constitucional. Un Jefe de Estado, de cualquier tendencia política, no puede modificar esa norma constitucional que está vigente. Es decir, no puede dar marcha atrás porque hacerlo significaría una destitución por parte del Parlamento Nacional. Hace unos años, Ecuador identificó que un país sin educación y sin salud no hay condiciones de desarrollo. Por eso allí hay un candado constitucional que no tiene llave.

5.    ¿No pueden evadir, entonces, el Derecho a la Alimentación?

No. Jamás. No se puede retroceder. Además, una modificación sobre el tema de derechos, obliga a  realizar una consulta popular con la ciudadanía. Es decir, le tenemos que preguntar a los 8 millones de ecuatorianos si ya no quieren tener ese candado en los  temas de educación y salud que son fundamentales para el desarrollo.

6.    Finalmente, el término soberanía alimentaria genera un poco de temor en algunos congresos o en algunos países. En Perú, por ejemplo, se ha aprobado una Ley de Seguridad Alimentaria y le han retirado el término soberanía ¿Cuál es la situación en Ecuador?

En Perú, le han quitado el término soberanía y, lo que entiendo, es que desafortunadamente puede convertirse en un texto más en una biblioteca. Espero por el bienestar de nuestros hermanos peruanos que otras sean las condiciones. En el caso de Ecuador tenemos leyes y tenemos políticas públicas sobre el tema. Hay una gestión que se hace en la cotidianidad y que, de manera permanente, tiene una antena abierta durante la aplicación de la política pública. Así se pueden identificar los puntos a corregir, a modificar, a mejorar y las que hay que dejar de hacer. 

7.    ¿Por qué no habría que tenerle miedo a la palabra soberanía?

Debemos entender que los Estados somos soberanos. Lo que falta es el conocimiento para poder comprender lo que se está diciendo cuando se habla de soberanía. Así como nuestros pueblos tienen la libre autodeterminación también tenemos soberanía para poder tomar nuestras decisiones. Y, en el tema nutricional y alimentario, los Estados también tienen que garantizar a sus habitantes, a su electorado, las condiciones básicas de desarrollo.

Componente: 
AccesoInstitucionalidad